TIENDA VIRTUAL
La voz que sigue cautivando...

La voz que sigue cautivando: Jorge Rojas celebró sus 10 años como solista - 3/11/2015

 
Agrandar letras Achicar letras Imprimir Recomendar a un amigo
<<< >>>
 

 

Jorge Rojas festejó otro aniversario. Fue en el Teatro Gran Rex, en dos noches muy marcadas por el “delirio”, donde no se olvidó de mencionar que “esto es de andar solito, y eso que no contamos todos los años que anduvimos con los changos -Los Nocheros-”, en alusión a que sumando el tiempo, su carrera trasciende los 20 años de trabajo.

De elegantes negros, saco, camisa y pantalón, irrumpió junto con las luces al borde delantero del escenario, para dejarse mimar por la sala llena de mujeres (y unos cuantos hombres) que no perdieron oportunidad para elogiar al ídolo-cantante, que se nota sabe apreciar con amplia sonrisa el recibimiento.

Más de una vez el clima se sumió en este encuentro muy visual, en donde Rojas es el “iluminado” del escenario y se planta para ellas. Y ellos.

Dos noches a sala colmada, cristalizaron una vez más el cariño intacto de la ciudad porteña que ovaciona al cantautor cada vez que pisa Buenos Aires.

Sin nada que envidiar a renombrados artistas internacionales, Jorge Rojas colocó en escena una banda musical sin desperdicio: Mauricio Griotti en teclados y piano, Achi Bevilacqua en batería, Marcelo Cáceres en guitarra, Antonio Serrano en bandoneón y guitarra, Martín Aguirre en acordeón, José Gómez en bajo y su hijo Lautaro Rojas en la percusión, que supieron brillar y acompañar a la voz que sigue cautivando varias generaciones. Un público genuino y heterogéneo,  de distintas edades,  acompañaron el show que se sucedió a lo largo de prolijas dos horas.

Las letras de “Uno mismo”, su última producción y canciones como “Vida”  “Por si volvieras” o “El último deseo de navidad” resinificaron la emoción. La imagen sobre la pantalla gigante, detrás, permitió un clima íntimo, que estimuló más de una lágrima desde el principio al fin del show.

Párrafo aparte se precisa para definir el ingreso de Lucio y Alfredo Rojas al escenario, tan distintos y tan resueltos en sus funciones de “escoltas” del hermano mayor, se sumaron al festejo, vibrando en chacareras, varias, una detrás de la otra, en donde el “indio” se llevó los gritos de sus fieles gargantas.

Si bien Los Rojas consiguen ser mirados y amados por cantar juntos, la realidad es que son bien distintos y la persuasión también determina diferencias.

Jorge es el seductor nato, de mirada penetrante y sonrisa compradora, elegante y que ama “plantarse” delante de miles de pares de ojos que susurran, gritan, piden, aplauden, proponen y
Imagenes
Archivos
< volver